Los niños deben ser conscientes del uso y el trabajo con sus manos. A través del uso de ellas, los niños, se convierten en seres habilidosos, sensitivos y fuertes.

Estos talleres soportan y complementan otras materias de la vida, ayudando a lograr balance y completud en la educación.

Las manualidades pueden despertar gentilmente y educar la voluntad, comenzando a una edad temprana. La voluntad y el juego se unen y estimulan las fuerzas internas, que luego darán lugar al pensamiento creativo.